sábado, 27 de diciembre de 2014

Luna de locos y Salir de Fase - José Antonio Cotrina

Hacía tiempo que tenía curiosidad por la obra de José Antonio Cotrina. Sus novelas más recientes han sido muy bien recibidas por el público y por compañeros de la blogosfera de cuyo criterio me acostumbro a fiar. Pero la temática de estas novelas (fantasía con un tono un poco oscuro, relacionada con el mundo de los sueños y a veces definida como novela juvenil) no me interesa en estos momentos.
La editorial Palabaristas me ha echado un cable, ya que ha publicado recientemente parte de la narrativa breve del autor con temática de ciencia ficción y que ha ganado diversos premios, entre ellos el Alberto Magno, premio que descubrí con los relatos de Cybersiones de Santiago García Albás y que, de momento, considero sinónimo de calidad.

El primer relato que han publicado es Luna de Locos. La humanidad ha conseguido salir del sistema solar y colonizar otros sistemas. En uno de estos sistemas una familia dominante, los Orestes, empieza una cruzada de conquista de todos los planetas y satélites del sistema. Cuando uno de los miembros importantes de la familia muere y se extravían sus cenizas (imprescindibles para un ritual), comienzan los problemas para los tres protagonistas del cuento.
Estos protagonistas son tres reclusos que residen en un satélite con una atmosfera venenosa, Nabucco,  en el que se acumulan todas las naves que ya no son funcionales para su desguace. Su función es revisar y hacer el mantenimiento de este proceso de desguace. Cómo podéis adivinar, la urna de las cenizas está en Nabucco, y la familia Orestes no va a parar hasta recuperarla.

Un grandísimo relato de ciencia ficción clásica, con unos personajes muy bien conseguidos, cada uno con su locura, los tres geniales. Primer contacto con el autor excelente.



El segundo libro, Salir de fase, presenta dos relatos situados en el mismo universo : Mala racha y Salir de Fase.
En los dos relatos, situados varios siglos en el futuro, la humanidad ha conseguido colonizar el sistema solar (y otros sistemas estelares) y terraformar varios satélites y planetas, mientras que la Tierra se ha convertido en un solar radioactivo. La tecnología principal en que se basan las dos narraciones es la compilación: una técnica para traspasar toda la información del cerebro de una persona a un disco de identidad, que luego se puede instalar en diversos tipos de cuerpos, creados por arquitectura genética. Pasar de un cuerpo a otro es lo que se conoce como Salir de Fase. Realmente la técnica le permite mucho juego al autor, y le sabe sacar el jugo. La variedad de situaciones y posibilidades imaginadas por el autor me ha recordado algunos momentos al Varley de Playa de Acero (muchas ideas y detalles de los que se podría sacar mucho rendimiento). 

En Mala racha la protagonista encuentra en su zona de trabajo del satélite Io un disco de identidad que ha conseguido sobrevivir a las elevadas temperaturas del ambiente. La sorpresa es que la persona que contiene el disco de identidad sigue viva, y eso le va a traer más problemas de lo que se piensa. Es un buen relato con una buena ambientación y que nos sirve para familiarizarnos con algunas de las tecnologías presentes en este universo, pero tiene una parte final demasiado acelerada para mi gusto. El relato me gustó, pero palidece frente al siguiente, en el que brilla mucho más toda la inventiva del autor. Creo que si lo hubiese leído después lo hubiese valorado más negativamente.

Salir de fase es un relato de mayor extensión, y mucho más completo, con más detalles y con una final más sosegado, aunque igual de sorprendente. La protagonista, Alexander Sara, ha recurrido al mercado ilegal de cuerpos para conseguir uno con muchas modificaciones a nivel de armamento. Su objetivo es matar al presidente de la corporación más importante de creación de cuerpos en venganza por la muerte de su amante.

Me ha gustado mucho el estilo del autor y las temáticas de los relatos. No creo que sea lo último que lea de Cotrina.  Aunque tengo una pequeña crítica, un pequeño detalle que no empaña a la calidad final del conjunto: algunos de los nombres. No me convencen las combinaciones: Demetrio Takashi, Dorada James, Lancelot Sara... no me resultan nada creíbles, pero es algo anecdótico. 
Espero que el autor decida escribir algunas historias más en este universo (y si es pronto, mejor). Y no soy el único, en Sense of Wonder Odo ha empezado una  campaña de insistente presión  apoyo al autor, que ha afirmado en twitter que si vende 200 ebooks de Salir de Fase se planteará continuar escribiendo historias en este universo. Sortea 5 ejemplares del libro, o sea que ya estáis tardando. 

martes, 23 de diciembre de 2014

Cuentos de Artífex - Alejandro Carneiro

Cuentos de Artífex es una colección de 8 relatos escritos por Alejandro Carneiro entre 2000 y 2010 en la Antología Artífex . Varios han sido premiados o finalistas en premios como el Domingo Santos, el Ignotus o el Melocotón mecánico.
Conocí esta antología gracias a una entrada de Sense of Wonder . Por un euro decidí probar a ver que tal (me gusta descubrir nuevos autores), y ya os digo ahora que si no lo habéis descargado, ya estáis tardando. 


Los primeros seis relatos tienen un tono muy similar. Son historias sin diálogos narradas des del punto de vista de los protagonistas, con un estilo literario que me ha gustado mucho, algo rebuscado, y con toques de humor surrealista (me ha recordado por momentos a algunas obras de Eduardo Mendoza). Yo los he leído seguidos, sin intercalar otras lecturas, y creo que sería mejor que no siguierais mi ejemplo: este estilo puede ser un poco cargante (aunque a mi me guste), estoy convencido que hubiese disfrutado más de los relatos leyéndolos alternados con relatos de otros autores.

Los dos últimos relatos presentan una estructura más convencional, con varios puntos de vista y utilizando los diálogos para dar voz a los diversos protagonistas. 


Aunque hay algún relato de ciencia ficción el género más representado es la fantasía, con relatos situados en momentos temporales tan diversos como la segunda guerra mundial, la segunda guerra púnica o en un futuro lejano. Si hay diversidad temporal, los escenarios tampoco tienen nada que envidiar: encontraremos historias ubicadas enel infierno, la Galícia de la Santa Compaña o en el agua de una bañera.

El mejor de los relatos es el primero, El hombrecillo de la maceta. El marido de la protagonista hace poco que se ha ido de casa y la ha abandonado, y mientras intenta superar la situación descubre que en una maceta de su jardín vive un ingenioso hombrecillo que parece ignorarla. Muy divertido y original, sólo por este relato ya vale la pena comprar el libro.

Me ha interesado mucho también el ejercicio que ha intentado el autor con el tercer relato, En una bañera cualquiera, aunque no le haya acabado de salir bien del todo. En una pompa de jabón de una bañera vive una civilización de bacilos que adquiere la capacidad de viajar a otras pompas de jabón y colonizar su universo conociendo a otras especies de bacterias y protozoos en su camino. Valoro muchísimo el esfuerzo que le debe haber costado al autor traducir todas las expresiones temporales al nivel de los microsegundos y todas las expresiones corporales a la anatomia de los bacterios (se me ponen los cilios de punta). Aún así algunos fallos conceptuales (como situar nucleo en las bacterias) o dejarse de traducir alguna expresión al lenguaje del relato provocan que no acabe de relucir del todo.

Si algo cabe achacarle al libro no es la calidad de los relatos, sinó que creo que no ha pasado una revisión intensiva. Hay varias faltas de ortografía y la maquetación deja mucho que desear: no hay un índice para buscar los relatos, por ejemplo.

En resumen: una entretenida colección de relatos con un precio que es un regalo, con unas historias con ubicación temporal y espacial muy variada pero con un estilo muy parecido y que recomiendo alternarlas con otras lecturas para disfrutarlas más.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Primer aniversario del blog

A finales del año pasado decidí abrir este blog para dar continuidad, estructurar y ampliar lo que ya estaba haciendo hacía tiempo en diversos foros y en goodreads: comentar los libros que había leído y compartir las experiencias con otros lectores. La idea era publicar una entrada semanalmente, más o menos lo he conseguido.

En esos momentos (y ahora también, pero un poco menos) era un profano en este mundillo: blogs (seguía a varios, pero había entrado en contacto con muy pocos de los autores), asociaciones, editoriales, facebooks, twitters, revistas, fanzines... totalmente perdido.


No sé exactamente qué esperaba, lo que no esperaba era encontrar tanto apoyo y promoción entre gente que hace lo mismo que tú (lo normal en muchos otros ámbitos son las envidias y zancadillas). Lo mejor de este primer año ha sido conocer (mayoritariamente de forma virtual, y cuando ha sido en persona muy tímidamente, no soy de los que se relaciona fácilmente a la primera) a mucha gente interesante que comparte mis inquietudes y que me ha ayudado a hacer conocido el blog. La lista es larga, me sabría mal dejarme a alguien, espero que os déis por aludidos y recibid mi agradecimiento más efusivo.

Aunque el ritmo de visitas ha ido creciendo de manera progresiva, debo reconocer que esperaba mucho más movimiento en las entradas, sobre todo a nivel de comentarios y seguidores. Tendré que mejorar la calidad de las entradas para captar más interés, aunque me desconcierta ver las estadísticas de las  que tienen más movimiento. Una novela de un autor poco conocido en nuestro país como Jeff Vandermeer tiene diez veces más visitas que una novela de Neil Gaiman

Llevar el blog me entretiene, se ha convertido en un hobbie ( aunque a mi tripita le convendría que dedicara más tiempo al deporte...) por lo que la intención es continuar durante un segundo año. La estructura será la misma, aunque espero incluir más entrevistas a autores. En febrero iniciaremos un proyecto con mucha gente interesante que me ilusiona, ya os contaré.

Venga, vamos al sorteo para celebrar el aniversario. No tenia muy claro si hacerlo, pero ha habido lectores que me lo han pedido. Aquí están los premios, algunas de las lecturas que más me han gustado durante este año:



El ganador/a del sorteo podrá elegir entre los siguientes premios (siempre en formato digital):

Opción 1: Las 4 Cybersiones de Santiago García Albás.
Opción 2: 2 Novelas a elegir de la editorial Fata Libelli (Pratt, Watts, Mieville, de Bodard...)
Opción 3: Pack : Alucinadas + Terra Nova 3
Opción 4: The three-body problem de Liu Cixin
Opción 5: Cualquier otra obra que haya protagonizado una entrada en el blog durante este primer año (ojo, que no todas están en formato digital).

Participar es muy fácil: sólo hace falta comentar en esta entrada y desear buenas fiestas al personal indicando también cual es la novela que estáis esperando con más ganas para el año que viene. Las mías están aquí. Distribuiré los números por estricto orden cronológico.
Los participantes que además sean seguidores del blog tendrán dos números para el sorteo, por majos. El dia 1-1-2015, con la resaca, realizaré el sorteo por la clásica vía de los papelitos, la bolsa y una mano inocente (mi hija) y avisaré al ganador para que escoja su premio. 
(No somos muchos por aquí, como ya he comentado anteriormente, o sea que si os animáis tenéis muchas posibilidades.)

Felices fiestas a todos, y que el año nuevo nos traiga buenas lecturas.

martes, 16 de diciembre de 2014

Cosmocopia - Paul di Filippo

Entrada breve para comentar un libro breve. Y que libro tan... extraño. No había leído nada con anterioridad de Paul di Filippo, aunque alguna de sus antologías temáticas de relatos había llamado mi atención. Después de terminar Cosmocopia, la novela corta que os presento hoy, me quedan muchas dudas sobre seguir leyendo su obra, no porque no me haya gustado ni el estilo ni la trama, sino por que es muy psicodélica para mi gusto, me ha costado demasiado entrar en la historia. 


Frank Lazorg es un viejo pintor famoso y de éxito que, después de un ictus, ha perdido la inspiración. De un conocido al cual salvó la vida le llega un regalo por correo: un paquete lleno de un polvo alucinógeno que ha producido a lo largo de los años a base de machacar miles de escarabajos de una especie tropical. Esta nueva droga revitaliza físicamente a Frank y le provoca ganas de seguir creando. Pero en un momento dado una sobredosis de polvo en una situación de conflicto provoca que Frank emprenda involuntariamente un viaje a un nuevo universo. Pero ojo, un viaje físico, no un viaje debido a las alucinaciones.

Y todo esto en 15 páginas. A partir de este momento Frank debe adaptarse a las reglas de la nueva sociedad del mundo al que ha llegado:  estructura social, religión, relaciones sexuales, diferencias anatómicas, animales de compañía,... mientras entabla una relación de amistad con uno de sus habitantes que se compadece de el. 

Con breves pinceladas y sin entrar demasiado en detalles di Filippo es capaz de crear un escenario genial, lo más interesante de toda la novela, una ambientación merecedora de una obra más extensa. 


Lástima que el final sea un poco precipitado y poco convincente y acabe estropeando una narración de fantasía bastante entretenida, aunque demasiado psicodélica y surrealista  para mi gusto en ciertos momentos.  

jueves, 11 de diciembre de 2014

Novedades esperadas para 2015

Vamos allá con la clásica entrada (bueno, segunda edición, ejem...) de novelas a las que tengo ganas en este año que pronto va a empezar. Repasando la entrada que realicé el año pasado veo que bastantes de las que finalmente se han publicado las he leído y comentado (o comprado y están esperando en la pila: lo siento John Varley). 
Oye, ¿ y porque no haces esta entrada más a finales de año? Pues porque entonces es el PRIMER ANIVERSARIO del blog, y por tanto tocará otro tipo de entrada (la idea de la cual todavía no tengo clara: se aceptan sugerencias).
Este año me centraré en las que seguramente leeré con bastante rapidez una vez publicadas, y por tanto aparecerán tarde o temprano por aquí (a no ser que otras que me apetezcan en ese momento y de las que no tenga noticias ahora se interpongan en su camino). No comentaré nada de las 30 o 40 que publicará Sanderson, porque ya he desistido de seguir su ritmo.



Armada, de Ernest Cline, ya la tenía en la lista del 2014. La verdad es que que se haya pospuesto su publicación durante tanto tiempo no es muy buena señal.  Cline lo va a tener difícil después del éxito de Ready player one, y la sinopsis es demasiado parecida a El juego de Ender. Es una de las intrigas.







Slow Bullets, de Alastair Reynolds es una novela breve con un argumento muy interesante sobre guerras interestalares y el tratamiento de la memoria, y el galés raramente decepciona. Desde que acabé Pushing ice no he leído nada suyo, y esta novelita realmente me apetece.






Ken Liu es uno de los escritores de relatos que más me gusta, por eso le dediqué una entrada  hace un tiempo.  The Grace of Kings será su primera novela, la primera parte de una trilogía de fantasía épica (a ver como se desenvuelve en distancias largas y en este género). Siendo como es tan generoso con su obra (disponible casi toda de manera gratuita en la red), casi me siento obligado a cotizar en esta novela (nada tienen que ver las ganas que tengo de pillarla, sólo es obligación...).






A Madeline Ashby le tengo un cariño especial, porque suya es la primera novela que comenté en el blog, vN (tengo pendiente continuar con la saga). También he leído varios de sus relatos y es una autora que me gusta bastante. Company town es un thriller con ambientación de ciencia ficción basada sobretodo en las mejoras biológicas y en nuevas estructuras sociales. 






The just city de Jo Walton me ha llamado mucho la atención por su argumento: una isla en el mediterráneo donde miles de niños y algunos profesores de diversas eras de la historia de la humanidad conviven con robots del futuro. Todo mezclado con filósofos  y dioses griegos. ¿Quien se puede resistir? Será mi primera experiencia con Walton, todavía tengo en la pila Entre extraños.






Todos aquellos que seguís mas o menos periódicamente el blog sabéis que John Scalzi ocupa aquí un lugar privilegiado. Este año se va a publicar la que, en principio, será la novela final de la saga de La Vieja guardiaThe end of all things, la secuela directa de The Human divisionLa diversión está asegurada, y más ahora que Scalzi está un poco más comedido





De Robert Charles Wilson tengo muy buen recuerdo de Spin, novela con la que ganó el Hugo. No he leído nada más suyo, y esta novela , The affinities, que trata de las afinidades y amistades en las redes sociales llevadas al extremo gracias a nuevas tecnologías de análisis tiene muy buena pinta. 








No sabía si añadir esta novela a la lista, francamente. De Kim Stanley Robinson me gustó bastante la trilogía de Marte y esperaba con muchas ganas 2312 pero al final no lo leí por las malas críticas generalizadas. Aurora narra la historia del primer viaje mas allá del sistema solar. Sus 800 páginas con el estilo detallista del autor harán que me lo piense mucho, lo reconozco. También esperaré a ver cómo responde la crítica.






Dejo dos perlas para el final. Después de lo que he disfrutado con The Three-body problem de Liu Cixin una de las lecturas más esperadas es su continuación, The Dark Forest, aunque tendremos que esperar hasta julio.







Neal Stephenson vuelve a las andadas con Seveneves, una macronovela de más de 1000 páginas situada en una tierra post-apocalíptica en la que hay dos grandes grupos de supervivientes: los que están en superfície y los que provienen de los supervivientes de una estación espacial. Espero que sea el Stephenson de Cryptonomicon y no el de Reamde. Cuando la lea tendré que cerrar el blog durante un mes al ritmo que voy leyendo últimamente.





¿Os apetecen? Oh, y casi me olvidaba... este es el año de Winds of Winter, ¿no? A ver si  me estreno con la fantasía épica, que la tengo olvidada. Aunque si primero tiene que publicar la recopilación de relatos de Duncan y Egg...

martes, 9 de diciembre de 2014

El ciclo de Xuya - Aliette de Bodard

El subgénero de la ucronía siempre me ha fascinado. Creo que presenta una triple dificultad para el escritor: saber buscar ese momento crucial a partir del cual cambiar la Historia, crear una linea temporal alternativa más o menos creíble como escenario y conseguir que la trama situada en ese nuevo escenario sea lo más atractiva posible. 

En el caso de El ciclo de Xuya, de Aliette de Bodard  el momento clave es el descubrimiento de América, realizado por los chinos varias décadas antes de la llegada de Cristóbal Colón. Este suceso acaba desembocando en una distribución política muy diferente del continente Americano, con unos Estados Unidos mucho más reducidos, una gran nación de origen chino independizada, Xuya, y una nación Mexica mucho más extensa que la actual y que todavía mantiene la cultura Azteca. En este enlace proporcionado por la editorial Fata Libelli podréis encontrar la línea temporal y los sucesos más importantes del universo creado por de Bodard.

Descubrí a esta autora gracias a Marcheto, del blog Cuentos para Algernon, que tradujo su relato Caida de una mariposa al amanecer (por cierto, felicidades por el merecido Ignotus). Fue uno de los relatos que menos me gustó de la recopilación que publicó el primer año. Después oí hablar maravillas de la autora y de este universo, y me sorprendió mucho, por lo que decidí darle una segunda oportunidad. Una vez leída esta recopilación, el relato continúa siendo de los que menos me ha gustado, pero veo claro que para poder disfrutar de lo que se ofrece en este riquísimo universo es muy recomendable leer los relatos como conjunto, no como piezas individuales. Un acierto el planteamiento editorial estilo fix-up, he conseguido entrar totalmente en la ambientación, cosa que no me pasó con la lectura del primer relato, que me dejó indiferente.

Casi todos relatos tienen en común diversos puntos: la presencia de personajes femeninos, las relaciones familiares y la tradición cultural, con algunos problemas generacionales, y los conflictos provocados por la mezcla entre las diferentes culturas del continente: la xuyana, la mexica y la americana (ésta tratada mucho menos). Es gratificante leer historias en las que la colonización y expansión espacial está en manos de otras culturas que no sean las occidentales, aunque debo reconocer que el tema nombres no lo llevo bien, y a menudo me pierdo.

Hay tres grandes bloques de relatos. Los cuatro primeros están situados en la Tierra en un contexto temporal  contemporáneo, y están centrados en las causas y consecuencias de una guerra civil en Mexica. A nivel personal es el bloque que menos me ha convencido, pero es necesario para crear la ambientación para los futuros relatos.
Los siguientes cinco relatos  se basan en la existencia de las Mentes: inteligencias artificiales creadas para controlar naves espaciales y que permiten el viaje entre las estrellas. El proceso de gestación y nacimiento de estas mentes es de lo más original que he leído en mucho tiempo, y la autora consigue sacarle el jugo al proceso y a sus consecuencias. Me es difícil destacar alguno, pero El hermano de la nave es el relato que más me ha llegado de este bloque.



En los últimos cinco relatos también se habla de las Mentes, pero de una manera más tangencial. Están basados en la relación entre dos culturas, una de origen vietnamita que está en decadencia y una de origen occidental que acoge y protege a algunos de los refugiados, aunque haya participado activamente en la decadencia de la otra cultura. En este bloque se plantean nuevas tecnologías muy interesantes, como los inmersores en el fantástico relato Inmersión (uno de mis favoritos) o la tecnología de realidad virtual presente en el Panteón, que actúa de escenario en un par de relatos. En este bloque está también Las estrellas esperan que es, para mi, el mejor relato de la antología. 

En resumen: una antología de relatos de carácter ucrónico excelente con una ambientación tecnológica y cultural que me ha fascinado, que basa las tramas en las relaciones personales más que en la acción y con un estilo literario cautivador. 
En una estación roja, a la deriva, la siguiente novela corta de Alliete de Bodard publicada también por Fata Libelli ya está esperando en mi reader. 

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Alucinadas

Cristina y Leticia, las dos recopiladoras
Alucinadas es un proyecto encabezado por Cristina Jurado y Leticia Lara consistente en la publicación de una antología de relatos de ciencia ficción escritos exclusivamente por mujeres. Voy a ser sincero y admitir que en un primer momento no encontraba demasiado sentido a la iniciativa y era un poco escéptico (¿y porqué no autores barbudos, o miopes, o con sobrepeso? Vaya..me estoy definiendo). 

Posteriormente repasando mis estanterías, las físicas y las virtuales (por no hablar de las entradas en el blog), detecté que la presencia de autoras femeninas era casi inexistente. No ha sido un acto premeditado ni consciente a la hora de escoger lecturas a lo largo de los años, por tanto interpreto que la presencia femenina en el género es mucho menor (no me atrevo a aventurar una hipótesis del porqué) y iniciativas como esta pueden servir para que nuevas autoras se atrevan con el género y que las que se atreven sean más conocidas. Así que aparcadas quedan mis reticencias iniciales, un aplauso para la iniciativa y vamos ya con los relatos, que es lo que realmente vale la pena.

El primer relato es La Terpsícore de  Teresa P Mira de Echeverria (o Esther Píscore según Les Luthiers: lo siento no he podido evitarlo y menos siendo la autora argentina). Es el relato ganador de la convocatoria realizada para participar en la antología, aunque a mí es el que menos me ha convencido. El planteamiento es muy interesante ( la reunión de diversas versiones de una misma persona en diferentes líneas temporales), está bien escrito, pero se le escapa de las manos, creo que es demasiado ambicioso.

Me ha sorprendido el hecho que diversas autoras han optado como telón de fondo de sus relatos la expansión del ser humano por el universo y la colonización de nuevos mundos con sus diferencias ecológicas y culturales. En este grupo de relatos que me ha gustado bastante incluiría a Felicidad Martínez con La plaga (un relato de aventuras muy entretenido relacionado con la ecología planetaria),  Laura Ponce con La Tormenta (parecido al anterior pero con un fondo más interesado en las relaciones humanas y el sentimiento de pérdida) y Yolanda Espiñeira con El método Schiwol (en el que también toca el tema de la neuroquímica asociada a los interrogatorios). 
Mención aparte en este grupo merece Lola Robles con Mares que cambian. El worldbuilding del planeta donde transcurre la acción es muy interesante y prometedor: castas relacionadas con los cambios de sexo y la intersexualidad, la especie humana sembrada en el espacio por una especie alienígena, culturas humanas muy diferentes...Me ha encantado. Creo que esta ambientación da para una narración más larga, o como escenario para una recopilación de relatos. Ojalá la autora se anime, me he quedado con ganas de más.

Otro de mis relatos favoritos (no podía ser de otra manera en este blog) es el provocador Casas rojas, de Nieves Delgado. La autora se atreve a plantear un uso de los robots, el sexual, con el que Asimov no se atrevió. El pobre Elvex se ha movido inquieto en sueños mientras yo leía este relato. 
También ambientado en un futuro más o menos cercano está Techt de Sophia Rei. La premisa del relato es una evolución del lenguaje enfocada a su simplificación máxima. El protagonista es de las pocas personas que domina el lenguaje tal y como nosotros lo conocemos debido a su trabajo, consistente en ayudar a transformar las obras escritas en productos audiovisuales. Un buen relato, deprimente para cualquier persona a quien le guste la lectura.

El punto cyber-punk de la antología va a cargo de Layla Martínez con Bienvenidos a Croatoan. El relato tiene como base nuevas drogas de diseño que ayudan a vivir experiencias que realmente no se han tenido, con un Madrid muy desmejorado como telón de fondo. La historia está bien planteada pero no me ha acabado de gustar la resolución. Tampoco podía faltar un relato relacionado con la manipulación genética, y Marian Womack con Black Isle ocupa este nicho. Un relato pausado, tranquilo, que va incrementando interés hasta que llega a un final que deja demasiadas cosas en el aire. 

Carme Torras presenta un relato con una estructura muy interesante y con un final sorprendente,  Memoria de equipo, al que yo no calificaría de ciencia ficción (algo de tecnología relacionada con realidad virtual, pero un poco pillada por los pelos su inclusión en la antología, aunque el relato me ha gustado).

En resumen: una recopilación muy variada, con muchos relatos interesantes y de calidad y, sorprendentemente, ninguno que puntuaría con mala nota. Lógicamente no todos me han gustado por igual, pero los que no me han convencido no ha sido por la historia o su planteamiento, sino por su final, que en la mayoría de los casos es demasiado abrupto y deja demasiadas cosas sin explicación. 
Francamente esta antología no tiene nada que envidiar a otras antologías recientes más "profesionales" como Mañana todavía o Terra Nova 3Podéis adquirirla en la plataforma lektu a partir de un euro (un auténtico regalo), y si quereis conocer un poco más a Leti y Cristina y sus motivaciones Alexander Paez las entrevistó en su blog recientemente.