domingo, 27 de septiembre de 2015

La fortaleza de las mil mentes - David Sandó

Conseguí esta novela a través de una petición que realizó su autor en Goodreads. Ya comenté en la entrada anterior a esta que me gusta leer obras de autores noveles y a menudo me ofrezco voluntario en situaciones como esta. Mi objetivo principal es descubrir a un futuro best-seller y poder por fin decir: "Yo fui de los primeros en leer sus novelas, y francamente, entonces era mejor. Ahora se ha vendido."  (o alguna cosa por el estilo). 
No se si David Sandó acabará siendo un best-seller, pero esta novela me ha sorprendido gratamente y, salvo algunos detalles, el autor muestra un estilo y una imaginación muy potentes que seguro que le harán triunfar.
El principal punto fuerte de la novela es la ambientación. En un futuro lejano en el que la humanidad ha colonizado diversos sistemas solares y el viaje espacial es una realidad, en una de las colonias, Spica, han aparecido seres humanos con mutaciones, los Quimera. Estas mutaciones provocan que los Quimera tengan habilidades especiales como telepatía, telequinesia, capacidad de cambiar de forma, de controlar el magnetismo o la electricidad... En los últimos años, después de una plaga vírica que diezmó a la población de mutantes, el porcentaje de recién nacidos con habilidades ha incrementado de forma casi exponencial.
Sandó nos va introduciendo en el universo que ha creado de forma tranquila, sin info-dumps, las explicaciones llegan a su tiempo, y, debido a que la trama es muy adictiva en sus primeros capítulos, no se echa en falta la información.
La historia es narrada en primera persona por los protagonistas, dos quimera que dominan la telepatía, pero que no pueden ser más diferentes en la forma de utilizarla. Uno de ellos es el jefe de seguridad de un crucero estelar que está a punto de llegar a Spica y debe solucionar el asesinato de un quimera relacionado con su pasado que se ha producido en su nave. Este personaje prefiere mantener sus habilidades ocultas y solo las personas más allegadas conocen su poder.
El otro personaje trabaja para una multinacional que intenta descubrir el origen de las habilidades de los quimera para manipular el ADN y conseguirlos de manera artificial. Este personaje utiliza sus poderes sin escrúpulos para conseguir sus deseos de todo tipo.

Aunque se presentan diversos tipos de poderes, la historia se basa en el poder de la telepatía y exprime muchas de sus posibilidades. El autor ha mostrado aquí mucha inventiva. Espero que otros poderes sean explorados de la misma forma en obras posteriores. También quiero destacar la parte de la investigación policial del asesinato en la nave, muy entretenida.
La historia tiene algunos puntos débiles. El principal, en mi opinión, es el excesivo peso que le otorga a los sentimientos de los protagonistas, sobre todo en el aspecto amoroso. Le dan demasiadas vueltas y provoca que el ritmo se ralentice y que la novela acabe teniendo demasiadas páginas. Tampoco me ha convencido la explicación a nivel genético de las habilidades de los protagonistas. Y, para terminar, la historia pierde un poco de fuelle en la parte final y la resolución no me ha convencido del todo. Estos fallos acaban provocando que, en vez de excelente, califique a la novela de notable.

En resumen: una interesante mezcla de géneros: space-opera con superhéroes, aderezado con toques de novela policial, y me atrevo a decir que también de novela romántica, con una ambientación muy bien lograda y una historia que engancha, aunque pierda fuelle al final. Un interesante debut del autor en el género de la ciencia ficción. Es la primera parte de una saga, y estaré pendiente de su continuación, Hijos de Minerva.
Podréis encontrar la novela en Amazon, pero le recomendaría al autor que bajase su precio. 7 euros por una novela de un autor novel y autopublicado es demasiado, aunque la novela valga la pena.

martes, 22 de septiembre de 2015

Lo bueno, si breve... - Segunda parte

NOTA: Esta es mi colaboración con el segundo número de la revista Supersonic. Contiene, entre muchísimas cosas interesantes, relatos de figuras internacionales como Liu Cixin, Alastair Reynolds y Aliette de Bodard. No os lo podéis perder.

Como comenté en la primera edición de la revista, la intención principal de esta sección es presentar algunos relatos escritos en castellano a gente que, como yo, generalmente no había prestado atención a la narrativa breve. Simultáneamente es una buena forma para conocer autores muy interesantes que me habían pasado desapercibidos.  Para ayudarme a hacer una primera selección he decidido revisar algunos de los premios más importantes de la narrativa breve de género. En el primer número el protagonista fue el Ignotus de relato. En esta edición le toca al premio más veterano de la ciencia ficción española, el Alberto Magno.
Este jugoso premio, organizado por la Facultad de ciencia y tecnología de la Universidad del País Vasco, lleva entregándose de manera continuada desde 1989, aunque ha sufrido diversas modificaciones en sus bases. Lo que siempre se ha mantenido, y a mi parecer es lo que le da su principal atractivo, es la longitud de las obras presentadas, entre 15000 y 25000 palabras, en el límite entre un relato largo y una breve novela corta. Este formato permite a los escritores ofrecer lo mejor de la narrativa breve y también ampliar la presencia de los diálogos y profundizar mucho más en las tramas y en la ambientación.
No sabéis cuánto he disfrutado leyendo para poder escribir este artículo. La calidad de los ganadores y finalistas de este premio es muy alta y hay tantos relatos merecedores de comentario que la selección ha sido muy difícil. Una de las ideas básicas de esta sección es que los relatos que se comentan sean accesibles al lector a través de la red, aunque en este caso, al final, haré excepciones y mencionaré a algunos muy recomendables que se pueden encontrar en formato digital y que ya he comentado con anterioridad en mi blog (para no repetirme, básicamente). El servicio de publicaciones de la Universidad del País Vasco publica regularmente volúmenes conmemorativos que recogen los finalistas y ganadores de diversos años, pero muchos de estos volúmenes están ya descatalogados y son de difícil obtención. Si tenéis la oportunidad de haceros con alguno no lo dudéis.

Soy de los que prefiere empezar a leer el diario por la contraportada, así que empecemos por el final. Una de las historias ganadoras de 2014 ha sido Horror Vacui, del prometedor escritor Javier Castañeda de la Torre. Utilizando diversas técnicas como entrevistas, informes médicos, cartas…nos describe una sociedad futura influenciada por una nanotecnología que permite, alterando la química celular, controlar y monitorizar el comportamiento de las personas. El protagonista es un policía que, gracias a esta tecnología, intenta prevenir y evitar la comisión de crímenes violentos, pero de una manera mucho más sutil que la que elige Philip K Dick en The Minority Report.  El relato toca temas tan interesantes como la posibilidad real del libre albedrío y otras consecuencias morales del uso de esta tecnología, un poco coartadora de la libertad. En la página web del autor también podréis descargaros su relato finalista en la edición de 2013, La paradoja de Teseo, un relato un poco más clásico en formato y temática, aunque con algunos giros interesantes en la trama, que trata sobre la existencia, la individualidad, y las nuevas oportunidades que puede presentar el viaje en el tiempo.
El viaje en el tiempo, precisamente, es un pilar importante en las temáticas utilizadas por los autores de ciencia ficción, y no podía faltar una representación en esta selección. Francisco Jesús Carrera Troyano le da una vuelta de tuerca y nos ofrece el divertido relato El novato temporal, segundo clasificado en 1989, en el que un experimentado policía del tiempo encargado de controlar viajes no autorizados a la España del Siglo de Oro debe encargarse de solucionar un caso con la ayuda de un compañero con muy poca experiencia. Muy interesante la ambientación y el world-building, que daría para situar muchas más historias. También sobre los viajes en el tiempo trata Tiempo reciclado, de Juan Ruiz Gallego, segundo clasificado en 1994. Un programa televisivo organiza viajes en el tiempo para grabar y emitir episodios relevantes (y morbosos, a poder ser) de la historia de la humanidad, pero sin influir en los acontecimientos. Un detective privado es alquilado por el jefe de la cadena de televisión para que se desplace al Londres Victoriano. Una interesante mezcla de historia de detectives y ciencia ficción, aunque de resolución algo previsible.

No podían faltar aquellos relatos que tuviesen en cuenta el contacto con especies alienígenas no precisamente amistosas. Encontramos varios, los que optan por un enfoque divertido, como  Me pareció ver un lindo gatito , ganador en 1997 y que forma parte del Universo Corporativo, escenario muy interesante en el que sitúan sus obras los escritores Guillem Sánchez y Eduardo Gallego, que van a ser protagonistas habituales de esta sección. Con un marcado sentido del humor el relato nos explica el asalto que sufre una nave civil por parte de una especie alienígena desconocida. El único superviviente es un gato, y el ordenador central, muy mermado después del ataque, intentará hacer todo lo posible para que los atacantes no consigan información relevante sobre los mundos humanos. Con un estilo mucho más agobiante y pesimista y narrado en una primera persona, quizá en exceso cargada de adjetivos y repeticiones, está el relato ¿Podemos celebrar ya la victoria? de Víctor Guisado Muñoz, finalista del 2013.  La historia central es el viaje que una patrulla de soldados debe hacer a través del paisaje desolado de un planeta en guerra hasta el punto de encuentro donde serán rescatados, mientras son perseguidos por unos alienígenas poderosos e implacables (y muy originales, por cierto). En algunos momentos me ha recordado algunas de las más aterradoras escenas de la saga Alien.

La colonización del sistema solar también está presente con El bosque de Hielo, ganador en 1995, escrito por el gran escritor Juan Miguel Aguilera. En este gran relato relaciona la colonización de la Nube de Oort con el descubrimiento de una especie alienígena, y, casi sin darnos cuenta, la historia acaba generando una reflexión muy interesante sobre el tiempo y su relatividad. No es extraño que sea uno de los relatos más importantes de la ciencia ficción española. De la misma manera podríamos calificar al relato El Hombre dormido, de César Mallorquí, segundo clasificado en 1993. Con la excusa del estudio de los sueños de personas especiales que, cuando duermen, presentan ondas nuevas en sus electroencefalogramas, el autor nos presenta un relato muy poético y un mundo onírico que nada tiene que envidiar al creado por el Neil Gaiman. (Podréis encontrar este relato junto con el excelente La pared de Hielo, ganador del 1992, en la imprescindible antología El Círculo de Jericó). También relacionado con los sueños, pero desde una perspectiva muy diferente, encontramos El sueño de la razón, de Armando Boix, segundo calificado en 1996. La protagonista es una enfermera que trabaja en un centro en el que los pacientes han elegido pasarse lo que les queda de vida durmiendo, soñando sueños de su elección. Un muy buen relato, con un fantástico y sorprendente final.
Sokrates, escrito por Óscar Fariña fue el relato ganador en 1996 es el representante de la temática relacionada con las IA. El relato es una mezcla interesante de historia, alquimia y ciencia que narra la construcción de un androide siguiendo unas instrucciones un poco místicas, para conseguir albergar a una inteligencia artificial que lleva mucho acompañando a la humanidad, aunque nada es lo que parece.
Si hablamos del premio Alberto Magno hay tres nombres que, por presencia en el palmarés, deben destacar sobre los demás. Por un lado tenemos a José Manuel González Rodríguez con siete relatos premiados. Todos estos relatos están recopilados en el libro Recuerdos de la vieja tierra, que, desgraciadamente, no está disponible en formato digital. No he leído ninguno (prometo solucionarlo) y no puedo recomendarlos, pero creo que merece la mención en el artículo.

El pódium lo comparten dos escritores por los cuales siento gran admiración. Por un lado tenemos a José Antonio Cotrina, que con el relato Lilith, el juicio de la Gorgona y la sonrisa de Salgari ganó en 1998. El relato, una mezcla muy interesante de ciencia ficción y fantasía urbana nos introduce a un nuevo universo caracterizado por la existencia de ciertas bases espaciales indetectables que están orbitando a diversos cuerpos del sistema solar, y en las que la tecnología avanzada y la magia van de la mano. Un escenario muy interesante utilizado en otros relatos conocidos del autor, como Entre líneas, y al que espero que regrese en breve. En los últimos tiempos Cotrina está publicando algunos de sus relatos ganadores del certamen en formato digital y a un precio muy asequible. Os recomiendo Mala racha (ganador en 2000), Luna de locos (ganador en 2007) y Amanecer (premio UPV 2002).

Y ya para terminar, el segundo autor que más menciones ha recibido en este premio es Santiago García Albás. Con el relato El robot brindó con ellos nos presenta un concurso organizado por una empresa fabricante de androides, en el que los concursantes, que deben convivir en una mansión victoriana, deben reconocer cuál de ellos es un robot. De repente uno de los participantes aparece asesinado y a partir de ese momento se inicia una investigación con tintes de novela de Agatha Christie para encontrar al asesino. Un relato divertido y un poco surrealista, alejado del estilo que presenta el autor, un poco más oscuro y pesimista. El año pasado García Albás publicó cuatro de sus relatos premiados en este certamen y con un fondo común del uso de la realidad virtual y la modificación de las percepciones bajo el título de Cybersiones (que también podéis adquirir en formato físico). Los relatos son La parte del ángel (ganador en 2008), El rey Lansquenete (ganador en 2013), El mundo de SIC (segundo premio en 1997) y Delirios de grandeza (segundo premio en 2007). No puedo hacer más que recomendar estos cuatro relatos, que fueron los que durante el verano pasado provocaron mi interés por el premio Alberto Magno y, en mi cruzada por ponerme al día en la ciencia ficción española, me han hecho descubrir autores e historias fascinantes.
Nada más, espero que disfrutéis de la lectura de estos estupendos relatos, y os emplazo a la próxima edición, en la que revisaremos los relatos ganadores de otro premio de la ciencia ficción española. ¡Salud, y buenas lecturas!

sábado, 19 de septiembre de 2015

¿Donde están las naves espaciales? - Víctor Guisado Muñoz

Seguramente es debido a que llevo poco tiempo en este mundillo y no recibo mucho spam, pero cada vez que me llega un correo de un escritor o de una editorial ofreciéndome una novela para hacer una reseña en el blog me hace ilusión. Acostumbro a leer estas obras (aunque a veces tarde un poco por otros compromisos) y si mi impresión es positiva hago una entrada en el blog, pero si mi impresión es negativa y, sobre todo, si el autor es novel, prefiero comentarle mi opinión de forma privada. 

En el caso que hoy nos ocupa el autor, Víctor Guisado,  no era un total desconocido. Ya había leído un relato suyo y lo había comentado en la sección "Lo bueno, si breve..." del segundo número de la revista supersonic que trata sobre el Premio Alberto Magno. El relato se titula ¿Podemos celebrar ya la victoria? y narra las aventuras de un pelotón de soldados en una colonia humana conquistada por una implacable especie alienígena, mientras intentan llegar al punto de encuentro para ser evacuados del planeta. No ganó el premio, pero es un relato que me encantó. Está disponible gratuitamente en la web, y os recomiendo su lectura.
La editorial La mirada de Berenice me hizo llegar el nuevo trabajo de Víctor Guisado, la novela corta ¿Dónde están las naves espaciales?. Es curiosa la costumbre del autor de titular sus obras con preguntas, en mi caso reconozco que provocó que mi curiosidad aumentase. Menos mal, porque cuando vi la portada (fea...muy fea...) tuve un bajón importante. Digamos que una cosa compensó a la otra y comencé la lectura con un interés moderado.

Víctor Guisado tiene un estilo bastante peculiar, basado en las frases cortas, la repetición de los conceptos que le interesa remarcar y la narración en primera primera persona de la historia. 
El protagonista es un joven habitante de la tierra, hastiado de la poca gracia del sistema educativo,  que mediante una internet interplanetaria entra en contacto con una humana modificada genéticamente para el viaje estelar. El world-building del relato es muy interesante, sobre todo el relacionado con esta nueva tecnología de comunicación y lo que implica la modificación de los humanos para mejorar su adaptación al viaje estelar y a la poca gravedad, así como la relación de estos nuevos humanos con los humanos "naturales". Lástima que sólo lo trate de pasada, como un trasfondo de la historia del protagonista. Creo que la ambientación da para más y merecería más protagonismo. Otro pilar de la trama es la relación del incomprendido y un poco excéntrico protagonista con su entorno más cercano: familia, profesores y compañeros de clase. Todos aquellos que hemos sido "presionados sutilmente" por algún matón encontraremos puntos biográficos. 

La historia empieza muy bien, muy adictiva, pero para mi gusto va flojeando y termina de una manera demasiado abrupta con un final que no me acabó de convencer del todo. Aún así os recomiendo que no os fiéis de la portada y emprendáis su lectura, por un euro podréis adquirir una novela corta muy interesante de un autor prometedor. Y si leéis los dos relatos podréis encontrar algún punto de relación entre ellos que nos indica que están situados en el mismo universo. Espero que Víctor Guisado continúe escribiendo relatos en esta ambientación, estaré muy pendiente.

lunes, 14 de septiembre de 2015

El caballero de los siete reinos - George RR Martin

Ya tenía ganas de dedicar una entrada del blog a George RR Martin. La reciente publicación por la editorial Gigamesh de El Caballero de los siete reinos, una recopilación de los 3 relatos de Dunk y Egg que el simpático gordito ha escrito hasta el momento me va a servir de excusa para hablar de la saga de Canción de Hielo y Fuego.
La portada de Corominas. Sin spoilers, esta vez.

Vaya por delante que soy fan. He leído los 5 libros un par de veces, veo con puntualidad los capítulos de la serie (a la que considero un entretenido producto paralelo a los libros), y incluso escucho a veces podcast que profundizan en la historia y características del universo creado por Martin. Bueno, va... admito que soy MUY fan. De lo único que me estoy privando es de leer los capítulos sueltos de Vientos de Invierno que ya se han publicado. Todo a su tiempo. Martin tiene la capacidad de atraparme con su prosa y con las tramas que plantea en sus historias. Cierto es que a veces se va por las ramas y abusa de las descripciones y da detalles que a menudo parecen intrascendentes, pero continúa enganchándome. 
Que sea fan no implica que no sea crítico. Las largas esperas entre volúmenes, la decisión de separar un libro en dos, la elección de los personajes protagonistas de Festín de Cuervos,  y los derroteros que han tomado las tramas de las dos últimas entregas son decisiones difíciles de defender y abren muchos interrogantes sobre si el autor tiene bien planeada la resolución de la historia o si está improvisando y se le está escapando de las manos.
Yo soy de los que rompen una lanza (guiño, guiño) a su favor y prefiero opinar que el tío lo tiene todo atado y bien atado y que nos va a sorprender en los dos próximos volúmenes. Bueno, puede que a todos no. Que las novelas se estén publicando con tanta separación ha acabado provocando la proliferación de páginas web relacionadas con la saga en las que se publican todo tipo de teorías, tantas y tan diversas, que seguro que alguna acertará en algún momento. Me sorprende la cantidad de ensayos y análisis que genera esta saga. 

Los dos primeros relatos se publicaron  en forma de cómic
Por si no había suficiente, Martin ha escrito tres relatos situados unos 80 años antes de los sucesos narrados en la saga principal. No sé si el objetivo es acabar de complicar las cosas, o presentar ciertas situaciones y personajes del pasado que afectarán claramente a los personajes de Canción de Hielo y Fuego.
Los protagonistas de estos tres relatos son Ser Duncan el Alto y su escudero Egg, en sus correrías por Poniente. Sus aventuras, entretenidas, pero sin más, son solo la excusa para presentarnos la verdadera historia subyacente, que no es más que la Guerra entre el Dragón Rojo (los Targaryen legítimos) y el Dragón Negro (los bastardos legitimados por el rey) y sus consecuencias. También sirven para presentarnos los orígenes de un personaje que estoy seguro que dará mucho de que hablar, Lord Cuervo de Sangre, la mano del rey. No entro en muchos más detalles para no hacer spoilers.
Leer los tres relatos de un tirón ayuda mucho a la ambientación y a quedarse con los detalles que los enlazan y que ayudan a la comprensión general de este fragmento de la Historia de Poniente.  Me encantan los guiños que relacionan los personajes y situaciones entre estos relatos y la saga principal. Incluso en la serie se han apuntado y mencionan a Ser Duncan.

En resumen: unos relatos entretenidos con el estilo característico de Martin, que colaboran a la ambientación de la saga y que proporcionan detalles de sucesos pasados que seguramente tendrán relevancia en el futuro. Los personajes son carismáticos, aunque no están tan bien dibujados y perfilados como los de las novelas. Un acierto su publicación como conjunto, y una buena manera para pasar el mono de Poniente hasta que se emita la sexta temporada de la serie o se publique Vientos de Invierno, esperada en 2016. Tengo curiosidad por como solucionan el conflicto entre estos dos productos. 

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Supersymmetry - David Walton (english version)

Disclaimer: English is my third language,  so I want to apologize in advance for there may be mistakes in the text below. If you find any, please let me know so that I can correct it. I'd really appreciate it. Thanks. You can read this review also in spanish here.


As I said in the entry on the novel Superposition, it had liked me enough to, if I had the opportunity, read its sequel, Supersymmetry. If the previous novel was a fun techno-thriller with lots of action and interesting scientific aspects about  quantum physics, the second part surpasses all these aspects. The action is much more exciting and thrilling than the first, the characters are better drawn, and the plot twists are astonishing and well made. I usually defend the theory that sequels are worse ... this case is clearly an exception.
Not that the novel does not have drawbacks, ... the science creaks a bit, but I decided to prefer fun versus credibility.
 Furthermore, the use of the technology at a quantum level that is one of the pillars of the novel is original but  repeated too much along the story. I also criticize David Walton  about not exploiting the oddities of one of the characters, a crazy and eccentric scientific. His extravagances and occurrences are points that enhance the plot.

From here, spoilers of the first novel. I recommend you to stop here if you have not read it.

The story takes place a couple of decades after what happened in the first novel, and the protagonists are the two "twin" daughters of the protagonist, Sandra and Alex, resulting from the non-overlapping versions of her daughter Alessandra. Their paths have been diverging after spending a few years with great proximity. The sudden appearance of the Varcolac triggers a series of very worrying terrorist attacks and cause that the two sisters must undertake a trial to try to beat him before the two versions collapse and revert to a single person.

I do not know if it's because of the brevity of the novel, but the end has seemed me a bit rushed. Satisfactory, and it certainly made me think about it twice, but rushed.


In short, a good techno-thriller that improves the first novel in my oppinion, both in development and concretion of the plot and of the characters. I had fun reading it, and that sometimes is enough virtue. I will continue pending the work of David Walton.

Supersymmetry - David Walton


Como ya comenté en la entrada dedicada a Superposition la novela me había gustado lo suficiente para, si tenía la oportunidad, hacerme con su continuación, Supersymmetry. Si la novela anterior era un techno-thriller entretenido con mucha acción y con aspectos científicos relacionados con la física cuántica muy interesantes, esta segunda parte la supera en todos estos aspectos. La acción es mucho más trepidante y emocionante que en la primera, los personajes están mejor dibujados, y los giros en la trama son sorprendentes y bien logrados. Yo que soy de la teoría de que segundas partes no son buenas... este caso es una excepción claramente.

No es que la novela no tenga pegas, cuidado... la parte científica chirría un poco, pero he primado diversión respecto credibilidad. Además, el uso de la tecnología a nivel cuántico que presenta como novedad es original, pero se repite demasiado a lo largo de la historia. También le recrimino que no saque suficiente jugo a las rarezas de uno de los personajes, un sabio loco y excéntrico. Sus extravagancias y ocurrencias son puntos que mejoran la trama.

A partir de aquí, spoilers de la primera novela. Os recomiendo no continuar si no la habéis leído.

La historia nos sitúa un par de décadas después de lo acontecido en la primera novela, y las protagonistas son las dos hijas "gemelas" del protagonista, Sandra y Alex, resultantes de la no superposición de dos versiones de su hija Alejandra. Sus caminos han ido divergiendo después de haber pasado unos años con mucha proximidad. La aparición súbita del Varcolac desencadenará una serie de acontecimientos muy preocupantes a nivel global y provocará que las dos hermanas deban emprender una lucha contrarreloj para intentar vencerlo, antes de que las dos versiones colapsen y vuelvan a convertirse en una sola persona . 
No sé si es debido a la brevedad de la novela, pero el final me ha parecido un poco apresurado. Satisfactorio, y ciertamente da que pensar,  pero apresurado. 

En resumen: un techno-thriller muy correcto que mejora a la primera novela, tanto en desarrollo y concreción de la trama como en caracterización de los personajes. Me he divertido y entretenido leyéndola, y eso a veces es virtud suficiente. Continuaré pendiente del trabajo del David Walton.

martes, 1 de septiembre de 2015

The house of Shattered wings - Aliette de Bodard


Disfruté muchísimo con  los relatos de Alliete de Bodard que formaban parte de El ciclo de Xuya y con la novela corta  En una estación roja, a la deriva, publicadas por Fata Libelli. Ideas muy originales, un world-building ucrónico muy completo y una ambientación un tanto exótica y diferente a la que estamos acostumbrados son las marcas de la casa de la ciencia ficción que escribe esta premiada autora. 
Cuando me enteré que publicaba una nueva novela, The House of Shattered Wings (la primera parte de una saga, Dominion of the Fallen), en un nuevo universo más relacionado con la fantasía urbana que con la ciencia ficción añadí la novela a mi lista de lecturas rápidamente. Una vez terminada y mirando las opiniones mayoritariamente elogiosas que sobre la novela se han publicado (en goodreads, básicamente), creo que esta vez voy a ser la nota discordante: la novela no me ha gustado.


La historia se sitúa en un París arrasado tras una guerra mágica que ha afectado a todo el planeta. La magia proviene de los Fallen, ángeles caídos,  cuyo cuerpo contiene tanto poder mágico que incluso pueden utilizarlo los humanos, consumiendo su carne, sangre o el polvo de sus huesos. Los Fallen y algunos humanos se reúnen en Casas, y la guerra entre estas Casas para obtener el poder es lo que ha arruinado nuestro planeta. La guerra ha terminado hace tiempo, pero el equilibrio de poder se tambalea, ya que la casa en la que moran la mayoría de protagonistas, Silver spires, está perdiendo poder después de que su fundador, el primer Fallen, Morningstar, desapareciera sin dejar rastro.

La novela tiene puntos fuertes para poder triunfar: un world building interesante y con muchas posibilidades, mitología y magia (aunque sin unas normas muy claras, nada que ver con Sanderson), tensión, misterios en el presente y en el pasado y personajes con una rica vida interior y un pasado intrigante. Estoy seguro de que conseguirá un gran grupo de fans que seguirán con interés la saga, pero en este caso no podré afiliarme con ellos. 
No descarto que pueda tener una visión sesgada, ya que  la fantasía urbana no es mi subgénero favorito, y puede que no sepa verle las virtudes a la historia, pero he disfrutado con obras mucho mas fantasiosas de Pratt, Mieville o Gaiman. El principal problema que creo que presenta es de estructura narrativa, la autora no consigue hacer llegar al lector todo el bagaje histórico y emocional de los personajes ni la historia subyacente del mundo que ha creado. Al menos, en mi caso. Tampoco he encontrado el estilo tan cuidado de sus obras anteriores.

En fin, que no he conseguido entrar en la historia en ningún momento, no he empatizado con ninguno de los personajes (incluso hacia el final ya ni me importaba lo que les pasaba), no he entendido ni sus motivaciones ni la mayoría de las decisiones que toman, por no hablar ya de la dinámica de la narración, muy caótica y con muchas situaciones a las que no he acabado de encontrar sentido. Pasan cosas, sigues a los personajes arriba y abajo, pero no acabas de entender porque hacen lo que hacen o porque pasa lo que pasa. Falta información, referencias. Tuve una sensación similar leyendo Los Jardines de la Luna, de Steven Erikson, la primera vez. Luego, habiendo leído tomos posteriores, en una relectura, todo encajó mucho más. A lo mejor esta nueva saga presenta el mismo problema, pero para mi es un fallo de planteamiento importante.

No estoy acostumbrado a hacer críticas negativas, la verdad. En el tiempo que el blog ha estado funcionando he leído pocas novelas a las que no les encontrara más puntos positivos que negativos. No es este el caso, lamentablemente. La novela tiene muchos mimbres interesantes, pero el producto final resultante deja mucho que desear. Una lástima, pues es una autora que me había gustado mucho hasta ahora. No voy a continuar con la saga, pero si que voy a estar atento a otros futuros trabajos de Aliette de Bodard.

NOTA: La novela ha sido galardonada con el premio BSFA de 2015, para demostrar el buen ojo que tengo.